Mostrando 1 resultados

Descripción archivística
Prieto, Laura
Imprimir vista previa Ver :

Entrevista de Margareth Rago a Luce Fabbri. Cita 3 (1995)

Habla un poco sobre el grupo anarquista Comunidad del Sur, fundado en 1955; de su participación en las publicaciones anarquistas en especial de Studi Sociali; asimismo platica sobre la migración/exilio italiano en Estados Unidos y en Francia y sus relaciones con la migración/exilio en Montevideo. Ahonda en el movimiento antifascista de Estados Unidos, encabezado por los migrantes/exiliados italianos.

En torno a Studi Sociali, apunta: dicha revista se publicaba en La Protesta, pues Luigi Fabbri se lo mandaba a ese grupo a causa de que salía más barato imprimirlo en Buenos Aires que en Montevideo. Con el golpe de Estado de Uriburu, la edición de Studi se trasladó a Montevideo. Luce se hizo cargo de ella a partir de 1935 tras la muerte de su padre. La revista se enviaba a todos los grupos italianos de Argentina, Brasil, Estados Unidos, Francia y otras partes del mundo.

Sobre ese mismo tema anota que Studi Sociali recibía publicaciones de todo el orbe: de México, de Brasil, de Centroamérica, de Estados Unidos, de Francia, de Italia, etc. Detalla el proceso de elaboración de Studi e indica que ella se encargaba de su maquetación.

Menciona algunas de las influencias que recibió su padre, la muerte de éste. Relata algunos aspectos de su vida familiar, de la militancia de su padre y de su madre, Blanca Sbriccoli. Reflexiona sobre el amor libre, la educación anarquista y las experiencias comunitarias y autogestionarias en Uruguay puestas en práctica tras el final de la dictadura, en 1985.

Evoca la trágica historia de su amigo antifascista Torquato Nanni.

Elabora algunas reflexiones en torno a la democracia y el anarquismo.

Transcripción de algunos fragmentos

“En cuanto llegó aquí [Luigi Fabbri] su primera preocupación fue fundar una publicación libertaria, pero con una fuerte preocupación antifascista. En ese entonces era para todos [tener una publicación antifascista], no sólo para los anarquistas sino para todos los antifascistas, eso era lo principal. Ha habido un desplazamiento desde principios de siglo [XX], aquí en América se siente menos eso [pero] a principios de siglo [XX] todos los gobiernos [europeos] eran más o menos democráticos o pretendían serlo, entonces la reivindicación de la libertad de palabra, de prensa, de reunión, las libertades elementales eran una reivindicación corriente de todo el mundo, entonces estar contra el gobierno era estar contra un sistema más o menos democrático, después del fascismo, digamos con el fenómeno totalitario que empieza en la década del 20 ha cambiado el problema porque, Malatesta una vez nos lo dijo, el fascismo nos hace ver [apreciar] los valores de la democracia, entonces el enemigo principal pasó a ser el absolutismo, el gobierno totalitario. La reconquista de las libertades elementales empezó a ser una cosa muy importante ya no se decía luchar contra la democracia (…), cuando nosotros llegamos democracia era una mala palabra, la democracia era [sinónimo] de burguesía para los anarquistas, un poquito también para los socialistas (…) [para la izquierda] pero no para la izquierda toda, no, en fin. Los socialistas, eran revolucionarios algunos y los otros eran demócratas pero las instituciones democráticas eran el enemigo porque era el gobierno y nosotros veníamos con el espíritu un poco distinto, porque para nosotros la recuperación de la democracia en Italia y en Alemania era un primer paso para empezar a luchar de nuevo; bueno, esto creo es importante porque en la historia del anarquismo, sin embargo no se ha puesto de relieve, ha habido un cambio de tono desde la propaganda que se hacía antes del 20 y después, no es que no haya cambiado nada en lo que se refiere a los principios, digamos que ha cambiado el enemigo principal, la jerarquización”.