Mostrando 9 resultados

Descripción archivística
Berta Perelstein de Braslavsky (fondo)
Imprimir vista previa Hierarchy Ver :

Berta Perelstein de Braslavsky (fondo)

  • AR ARCEDINCI AR CEDINCI FA-141
  • Fondo
  • 1934 - 1936

se trata de un significativo volumen de cartas que reflejan la amplia variedad de contactos profesionales de la autora de Positivismo y antipositivismo en la Argentina. También se encuentran las trascripciones en formato digital de las cartas de Lázaro Braslavsky a Berta entre 1934 y 1936, años en los que recorrió Europa y la Unión Soviética.
Asimismo, el acervo contiene un interesante registro fotográfico de la trayectoria militante comunista de Braslavsky, con imágenes que registran dos viajes de la comitiva argentina a la Unión Soviética durante los años 1954 y 1959, y fotos de su paso por el Instituto de Relaciones Culturales Argentino - Soviéticas (IRCAU) entre los años 1954 y 1960 y de la obtención del premio Aníbal Ponce en 1987.
Completa la donación más de una treintena de videos pertenecientes a la hija de Berta y hermana de Silvia: la pedagoga Cecilia Braslavsky. Los VHS contienen material educativo de la década de 1990.

Carta de Lázaro Braslavsky a Berta Perelstein. Santos, 20/10/1934

"Querida Berta:
Desde Santos, primer puerto de la travesía te envio un abrazo cordialísimo y cariñoso que no alcancé a darte a la salida de Buenos Aires.
Si supieras como lamenté no poder estrecharte a bordo, la precipitación y confusión producida por los pasajeros a la partida no dio tiempo para nada. Hemos guardado, estoy seguro, los dos el mismo valioso (?) ……fecha, que seguramnete animará aun mas el mutuo recuerdo.
A pesar del comisario de a bordo me hice dar cama, protestando lo suficiente y asi pude descansar un poco.
Al dia siguiente desembarcamos en Montevideo y recien a las 15 h partimos rumbo a las costas de Brasil.
De primera intención tratamos de ubicarnos mas o menos en buena forma en el camarote con gente que uno pudiese por lo menos tolerarse y en realidad resultó, al menos hasta aqui, bien.
Viajan en el mismo camarote, un Alemán, un Yugoeslavo, un Hungaro y un Serbio, ya te das cuenta que policromía.
Se habla lo que se puede, Francés, Alemán, Inglés, Español y nos vamos arreglando.
Un grupo de 6 hemos bajado en Santos para conocer e iremos hasta San Pablo haciendo los turista, el tren … nos da tiempo para ir y regresar para tomar el barco a las 20 hs en que salimos para otro puerto Brasilero Mazzei.
Te abraza
Lázaro
Saludos a Armando"

Carta de Lázaro Braslavsky a Berta. París, 02/12/1934

"Paris, Diciembre 2/934

Saludos a Armando, Eugenia, Sofia, Anita, etc. [estos saludos están escritos en el margen superior]

Querida Bertita,
Cada vez que te escribo, cada vez que “monologo” o “monoescribo” para que tu me leas me siento más acompañado, siento que cerca de mí hay alguien que palpita conmigo y me comprende, siento el calorcito de mi compañera que es puro cariño y entendimiento.
Ya ves, París me ha tratado muy mal, parece que el cambio de clima ha tenido sobre mi físico, que yo creía invulnerable, un efecto desastroso, resfrío, dolores musculares y ahora un poco de constipación que espero alejar muy rápidamente. Estos son los sufrimientos, estas son las tristezas que he tenido que soportar en este París tan grande, tan policromo, tan poco amable a pesar de ser francés y tener fama de gentil.
El solo nombre de París evoca un mundo de cosas, arte, revolución, lucha, tradición, centro en fin de todo movimiento, luz que se irradia por el mundo con el sólo crédito de su nombre mágico.
A pesar de sus grandezas y al lado mismo de ellas tiene sus grandes miserias, camaradas con hambre, luchadores perseguidos, voces que se tratan de acallar a golpes, persecusiones sin fin y la prepotencia de los que todo lo tienen paseando su riqueza y su comodidad frente a los que nada tienen y todo se les niega.
He dado con buenos camaradas, su situación es ahora angustiosa, como la de la gran mayoría de los extranjeros, por eso no pueden hacer mucho por mi afán de turista de conocer París, no están en condiciones de hacer gastos extra y yo no puedo inferirles la ofensa de llevarlos a mi costa, aparte de que mi situación no es muy esplendorosa.
Aquí en París se percibe la enorme influencia de la nueva vida que se crea en la U.R.S.S. En todas partes, en la música, la pintura, el teatro, el cine, en toda manifestación de arte, literatura y ciencia se pone muy claramente de manifiesto las nuevas tendencias y el ventarrón de renovación de valores que se ha metido por todas partes.
Mientras Europa central, punto de atracción hasta ahora de todo espíritu curioso, se ocupa en forma cada vez más alarmante de hablar de la guerra y de las posibilidades de su estallido más o menos próximo, un nuevo gran centro se erige en base a fuerzas desconocidas hasta ahora y todos los ojos se dirigen ansiosamente allí en la seguridad de que solo de esa manera se habrán resuelto estos desgraciados y angustiosos problemas del odio entre los pueblos, la persecución de los hombres y la explotación de sus energías por los peores.
De los 10 o 12 días que estoy en París creo que aun no he tenido un día completamente bien, pero ahora parece que tiende a mejorar, he adoptado la precaución de comprarme ropa gruesa y me cuido a objeto de … mi viaje de aquí en adelante de las mejores garantías de aprovechamiento.
He estado ayer, me he levantado después de varios días de cama, en la exposición de aviación, pájaros mecánicos gigantescos, enormes máquinas que lo mismo pueden servir al hombre acortando distancias y uniendo a los más alejados, como a la merced de las más bárbaras pasiones como tremendas máquinas de destrucción y muerte.
El Stand Ruso es posiblemente el más interesante, están en él expuestos, el avión que sirvió para el salvataje de la expedición Tcheliuskin, con abundantes descripciones y detalles de la hazaña cumplida, la cabina que sirvió para la ascención estratosférica a 19000 m de altura con los aparatos científicos y de control originales instalados en su interior, una rueda del avión gigante M. Gorki y una serie de indicaciones, planos, desarrollo extraordinario de la aviación, te mando un prospecto que espero llegará a tus manos.
Esta tarde hemos visto una película Rusa “El camino de la vida”, es algo extraordinario, realización artística de una grandeza como jamás he visto y de un contenido y concepto que sólo con un planteo social como en Rusia puede concebirse.
Se trata de recuperación para la vida activa, para la producción, a los niños vagabundos, sin hogar, sin trabajo, abandonados a sus propios medios y que se convierten en carne de cárcel, hospital o prostitución. Años 1923. Se funda con ellos una colonia, se les enseñan los más diversos oficios y a vivir en comunidad; la realización, los artistas, la música, el contenido, todo en fin hace de este film una obra artística que está fuera y por encima de toda ponderación o elogios. Cuanto hubiese deseado tenerte a mi lado, sentir contigo la fuerza y la grandeza de esta realización y abrazadita, darte un beso aqui en París donde el amor no sólo no es un delito sino que se sienten orgullosos de él. Estoy viudo y sin consuelo, te soy fiel. Es todo un mundo de cosas el que llevo dentro y quisiera expresarlo, temo convertirme en un aparato automático de relación de hechos y de cosas. Ya ves que es un momento de Domingo, he vuelto a casa y te escribo siendo las 18 y ½ h.
Esta noche iré a ver una función de teatro proletario, me han informado que es muy interesante la forma en que la realizan, muy buenos aficionados, conocedores de su papel.
Estudiar idiomas es muy importante, sobre todo si puedes aprender Ruso e idisch, además Francés y si quieres también Inglés y Alemán. Aquí todos son poliglotos y las conferencias que he mantenido hasta la fecha con difrentes personas se han llevado a cabo con una mezcolanza de idiomas terrible. Ya me voy olvidando del Español que aquí no hay oportunidad de emplear.
Mi enfermedad me ha impedido hasta la fecha inscribirme en el curso del Instituto Pasteur, es lo más importante dentro de lo orgánico y planificado que hay para mí pero como hasta la fecha ya se han dictado un buen número de clases y entonces pierdo gran parte de su valor y me retardaría el viaje a la U.R.S.S. quitándome tal vez la posibilidad de entrar pues el tabaco se acabaría, he resuelto ya iniciar las gestiones para viajar a Moscú y creo que dentro de 20 días estaré listo para ir hacia el nuevo mundo proletario.
Hoy más que nunca te necesito, hoy más que nunca al alejarme de tí siento lo que significas y lo que puedes hacer por nosotros, trabajar, luchar mano a mano conmigo. Ya sea en la Plaza Roja de Moscú, en la Torre Eifel o la de los Ingleses, estos dos camaradas marcharán unidos en un anhelo común, refundidos en una idéntica aspiración de lucha por un mañana mejor para la humanidad.
Espero que ya hayas recibido mis anteriores y ocupado de lo que te pido, vuelvo a repetirte. Hay que sacar todos los libros y revistas con el mueble de la Biblioteca. Los dos diplomas. El microscopio con los aparatos de laboratorio anexo, la lámpara, la platina, etc. También el colorímetro.
Es lo convenido con Eugenio antes de mi partida y es cuestión de que los cumpla, aparte de que no tiene ningún motivo para no hacerlo. Ya sabes también, que es mucha la plata que se me debe y que la situación creada no es por mi culpa habiendo sido demasiado tolerante atendiendo plazos y todo.
Mañana preguntaré por tus cartas en el consulado.
Exito en los exámenes. Te abraza y besa tropicalmente,
Lázaro"

Carta de Lázaro Braslavsky a Berta. París, 13/12/1934

"Paris, Diciembre 13/934
Querida Bertita,
Ayer recogí en el consulado tu carta de fecha 18 de Noviembre de modo que de acuerdo a ella el ritmo de la correspondencia es de una duración de más o menos 24 a 25 días y se puede tener con cada arribo de vapor una o más cartas a condición de escribir a menudo.
Lo que ha obligado a un largo paréntesis de mis cartas hacia ti es la duración del viaje, y como en alta mar no hay buzones, no me ha sido posible comunicarme gráficamente contigo. No olvides que desde Pernambuco a Amberes hemos viajado unos 20 días con nuestro barco carreta, pero al fin hemos llegado y te garanto que no ha sido empresa fácil, el golfo de Gazcuña con una fiereza que hace mucho tiempo no ha demostrado estaba impresionante y peligroso, y nos podemos dar por muy satisfechos de que haya pasado el susto.
Te garanto que a la vuelta haré todo lo posible por evitar la travesía del Golfo, hace unos días un vapor sueco también sufrió las consecuencias de un temporal, parece que el susodicho lleva en sus entrañas una inquietud que necesita manifestar al exterior y entonces larga furiosamente grandes montañas de agua para intranquilidad de los que se atreven a surcar sus aguas.
Cuando recibas esta ya estarás enterada de muchas cosas. Que he estado enfermo, felizmente puedo hablar en pasado, que por razón de la fecha y de la enfermedad he perdido la inscripción del Instituto Pasteur para el curso de invierno y ahora me falta agregar lo más desagradable.
Me inscribí en el Intourist para viajar a Rusia, no se por que razón la visación del pasaporte me ha sido negada, mañana iré al consulado a averiguar cuales son los motivos y que se puede hacer. Ya ves como todos los planes por anticipado no son siempre realizables y que no hay más remedio que atenerse a las circunstancias.
Naturalmente que si no puedo ir a Rusia todo mi plan de viaje cambia en absoluto y entonces me dedicaré a ver que provecho puedo sacar en París, luego haré una vuelta por el centro de Europa y regresaré a Buenos Aires, que te parece!
El dinero que Eugenio debía enviarme me parece que está verde, por lo tanto los recursos son limitados y ha que atenerse a un riguroso régimen de economía.
He pedido por avión mis dos diplomas, te ruego cuando recibas esta y por las dudas, averigües si me los han mandado por la via aerea como lo pedí, te pones al habla con Eugenio. También te ruego te pongas al habla con Armando sobre el asunto libros y aparatos que te escribí anteriormente y sobre todo me informas como marchan las cosas de la farmacia si puedes saber algo y le dices a Eugenio que hasta la fecha no he recibido más que una carta de él y que bien pueden tomarse la molestia de escribir más a menudo.
Estoy seguro que a pesar de tu pesimismo tus exámenes han marchado como siempre muy bien y que sin mi consejo has preparado y aprobado analítica. Lo mismo que tu, he abandonado toda preocupación personal para dedicarme por entero al trabajo colectivo, me he ligado a diferentes organizaciones antifascistas, estoy en contacto con la liga de cultura Israelita que es el centro del movimiento revolucionario, camaradas interesantes que sufren las mayores penurias de hambre y trabajan con un entusiasmo y fé por un mundo mejor y por la destrucción del actual régimen de explotación, en fin que estoy en el foco mismo del trabajo internacional fuera de la U.R.S.S y a pesar de todo, ya ves, no puedo al menos por ahora entrar allí, seguramente se trata ahora de una restricción debida a los últimos acontecimientos, la muerte de Kirov, etc.
No vale la pena darte nueva dirección pues hasta que ésta llegue a ti, tal vez ya no esté en París, pero de cualquier manera puedes seguirme escribiendo al consulado pues así yo les puedo indicar adonde enviarme la correspondencia, es lo más práctico, así todo puede ir de consulado a consulado y yo personalmente retiro la correspondencia.
Ya estoy bastante familiarizado con París, el Metro, o Subte, tiene una red extraordinaria, atraviesa la ciudad en todas direcciones y se puede fácilmente, entendiéndolo, llegar a todas partes. Y después de estos días ya casi no necesito preguntar, consulto los grandes planos que hay en todas las estaciones y me ahorro las preguntas que son siempre molestas y a las que no siempre se obtiene una conveniente respuesta.
Ya te podré servir de Cicerón cuando juntos andemos por estos pagos, porque te aseguro antes de dejar Europa ya me dan ganas de volver con otra orientación y más conocimiento de causa.
Te garanto que se puede viajar muy cómodamente con una sola valija ya que no hacen falta en absoluto muchas de las cosas que yo transporté, en cambio he dejado algunas cuya falta lamento de menos.
Indiscutiblemente que no podemos comparar París con Buenos Aires desde el punto de vista de su contenido Literario, Artístico o Científico, pero te puedo asegurar que todas las expresiones mayores, o sea las estrellas y sus almas, llegan a una ciudad como Buenos Aires y te aseguro que no he encontrado sorpresas.
Los nombres que se destacan en la Literatura nos son conocidos y de muchos de ellos hemos leído sus obras, el teatro tiene indiscutiblemente recursos extraordinariamente mayores que los que poseen los de allá, he visto representaciones de una mise en scene maravillosa, pero como contenido te diré que no nos podemos quejar de nuestro incipiente teatro, bien entendido de los ensayos y realizaciones hechos con seriedad y conocimiento.
En cuanto a Ciencia figuran siempre los nombres que estamos acostumbrados a oir hace ya tiempo y cuyos trabajos e investigaciones nos llegan de modo que no nos son tampoco desconocidos.
Ahora bien, esto no quiere decir que se pueden establecer comparaciones, lo que difiere fundamentalmente es la forma de elaborar y el ambiente en el cual las actividades se desarrollan.
Aquí como allá las Universidades y las Bibliotecas y todo está cerrado para el que no tiene medios, hay muchas, muy muchas cosas interesantes al alcance de los que poseen los francos necesarios para adquirirlos, incluso la ciencia y el arte y la literatura pero no hay siquiera pan para los que producen y sufren y son explotados por los que tienen el poder y lo que hace el poder el Capital.
Todo aquí es caro, los libros cuestan un dineral, la comida es deficiente y cara, la ropa en algunos aspectos cara y en otros barata, en fin que para el extranjero se produce toda una confusión muy lógica por el paso de uno a otro sistema de vida totalmente diferentes.
Ya he conocido el famoso y renombrado Folies Bergeres, gran teatro de revistas expuestas con lujo de decoraciones y recursos, con un conjunto disciplinado, lujosos trajes, etc., pero que está muy lejos de ser lo que uno imagina, te garanto que he visto revistas y números acrobáticos mejores que los presentados aquí.
No vayas a tomar esto como una decepción, como la reproducción eterna del insatisfecho de la realidad siempre inferior a lo soñado. No, eso quiere decir que nosotros, en particular los que hemos tenido la oportunidad, los medios y la curiosidad siempre en aumento por conocerlo todo y ponernos en contacto con la vida, que aparte de eso nos hemos formado una especie de mundo aparte desprovisto de prejuicios y de convencionalismos, hemos podido capta de la energía universal muchas cosas, si bien a través de la distancia, pero teniendo al fin y al cabo una exacta noción de las cosas.
Es una satisfacción llegar a comprobar lo que te digo y alienta para seguir trabajando en nuestro medio después de haber palpado por si mismo la realidad de otros ambientes.
He asistido a una representación del teatro Chatelet, posee una escena grandiosa y un material de decoraciones de una imponencia excepcional, se pueden ver en escena caballos, diligencias, número extraordinario de artistas, efectos de lluvia, tormenta, representación de fuentes con grandes chorros de agua, en fin todo lo que se puede pedir al aparato escénico. Es interesante ver en acción ese aparato, pero la obra en si es una opereta fría y sin mayor atractivo, su título es “Rosa de Francia”.
He estado en la Comedia Francesa, teatro de gran tradición artística y por donde han desfilado los astros de la escena francesa, en este momento parece que no hay grandes artistas, los astros se producen raramente, pero con todo el conjunto es bueno, trabajan con mucha naturalidad, cada uno en su papel y la comedia no carece de valor, sin ser nada extraordinario. Se trata de la caricaturización de los salones de arte, literatura o ciencia adoptados por ciertas damas de la aristocracia para adornar su nombre de una aureola de elegancia y de buen gusto. Muy bien ridiculizados los personajes y realizados los entretelones de esa vida egoísta, hueca y estúpida que se crea alrededor de esos ambientes.
Los teatros no son caros, sobre todo si se tiene la precaución de mantenerse en las grandes alturas, las plateas están ocupadas por gente de riguroso smoking y damas de Soiree.
Estudio Ruso, espero poder enseñártelo para cuando ambos podamos entrar. Te recomiendo cuidar especialmente la salud y tomarte el reposo de que tienes necesidad.
Te besa,
Lázaro"

Carta de Lázaro Braslavsky a Berta. París, 21/12/1934

"París – Diciembre 21/934 [esta carta no es en papel con membrete, sino papel de avión y escrito en letra muy pequeña y apretada]

Querida Bertita: Hoy 21 de Diciembre he recibido tu carta por avión y la común fechada el 3 del cte. Ésta ha marchado rápido, 18 días. Me alegro que tu examen haya resultado así, revolucionario y con las características de una verdadera lucha por el triunfo, y supongo, estoy seguro que pasado mañana 24 saldrás otra vez airosa y satisfecha de la jornada. Según me informas tus alumnos marcan el mismo ritmo que la maestra, como me gustaría, con un dejo de ironía, besarte por tus éxitos y estrecharte furiosamente contra mí para sentirte toda palpitante y gozosa, llena de amor y de cariño para este amigo un poco loco e informal que la vida te ha brindado. Nuestras fuerzas se unirán en un solo gigantesco esfuerzo por la superación de todas las dificultades para ser cada vez más útiles a nuestros compañeros de lucha y arrojar cada vez más lejos el sentimiento de egoísmo personal, para sentirse más íntimamente identificados con los que sufren y batallan por un mañana mejor. Aquí se trabaja muy intensamente, estoy ligado a diferentes grupos pero desgraciadamente no puedo emprender nada pues no se cuándo partiré y además el tiempo no me sobra. Asisto a cursos de Farmacología y Farmacodinamia y Bacteriología, aprovecho mucho, todo me es conocido, pero se afinan y aseguran algunos detalles importantes, para quedarme en el Pasteur se necesita aparte de la inscripción, que es relativamente cara, permanecer en París tres meses, cosa que ya no puedo aparte de que estuve, como sabrás, enfermo y que llegué tarde. Puedo decirte que conozco todo París y podré servirte de Cicerone cuando vengamos juntos de paseo por estos barrios. He visto en privado una exhibición de Chapaiev ((soviet civil-war film)) cinta rusa de un gran valor de orientación y de disciplina de lucha en donde se aprovechan todos los valores. La visación de mi pasaporte para entrar a Rusia no he podido obtenerla, de modo que no iré allí y me limitaré a hacer un recorrido por Europa, otra vez será, tal vez sea mejor así, para mí y para tí.
Créeme que he pensado y repensado muchas veces y francamente ya quisiera verte, ya quisiera estar de nuevo contigo y es muy probable que dentro de poco tiempo tu y yo andemos muy agarraditos del brazo, por París, Viena, Praga y luego Moscú, que te parece?
Energía y decisión que yo ya sé el camino y te aseguro que será muy fácil. Trabaja, termina con los estudios y libérate de la esclavitud de los exámenes y de las materias y luego ya veremos. Te he escrito continuamente, cuando llegue la presente seguramente que ya tendrás cartas mías desde París, no olvides que han pasado 20 o 22 días de navegación sin que haya podido hacerte llegar una línea.
No te alarmes por lo de Eugenio y Anita, ya se arreglará, el caso es que por una parte Anita parece ser un poco negligente, tal vez no sea culpa de ella sino de su carácter o mejor, de su Fisiología y por otro Eugenio que tampoco tiene una gran voluntad, ya se arreglará.
Lo único que quiero asegurar son los libros y el microscopio y los otros útiles de laboratorio, ya le he escrito a Eugenio que trate de sacar esas cosas para lo de Armando si cree que corren peligro. He pedido mis dos diplomas, cuando recibas la presente te informas de inmediato si ya me los han mandado por via aérea como lo pedí y si no que los manden urgentemente porque sin ellos no puedo moverme aquí. Mucho más pronto de lo que esperábamos estaré entre uds, estoy seguro de poder realizar muchas cosas, he visto una serie de asuntos que me han ilustrado muchísimo sobre cuestiones técnicas de modo que para todos nosotros será de grandes beneficios este viaje de tu inquieto amigo. Te besa tu Lázaro. Feliz año nuevo.
Otra vez no desperdicies tanto papel de avión."

Carta de Lázaro Braslavsky a Berta. París, 27/11/1934

Papel de carta con membrete

Dr. LÁZARO BRASLAVSKY
Químico Biólogo

"Paris – Noviembre 27 1934

Querida Bertita,
Realmente no se por donde comenzar. Son tantas las cosas que desearía participarte, es tan extraordinario el número de impresiones, inquietudes, sorpresas, pequeños accidentes, etc. que los asuntos se agolpan atropelladamente sin que pueda siquiera intentar ordenarlos.
Sin embargo, trataré de iluminar un poco el caos de mis ideas para poder hacerme entender por ti con claridad.
Los primeros dias de Paris han sido un verdadero suplicio, la misma noche de la llegada me atacó un fuerte dolor de tipo reumático en la rodilla izquierda que me impedía todo movimiento y me obligaba a un reposo absolutamente forzoso.
Tuve que ir a parar al primer hotel que tuve a mano transportando a él todo mi equipaje, con todo tuve todavía suerte que me orienté inmediatamente y tomé alojamiento en las inmediaciones de lo que se llama “Quartier Latin” o barrio latino, sitio de estudiantes y donde se encuentra la Universidad, la Sorbona, la escuela de Farmacia, etc.
El primer dia ya sabes que no pude dar con ninguna de las personas ni instituciones cuyas direcciones tenía y entonces me encontré solo y enfermo en este gran París, cuyos habitantes parecieran estar poseídos de un odio irreductible hacia el extranjero.
Las informaciones y los datos que te dan son literariamente amables y gentiles pero con una actitud y un tono absolutamente ingratos.
Tuve la desgracia de resfriarme y de ser atacado por un fuerte dolor de vientre a causa seguramente de un pescado que comí.
Anduve con fiebre y completamente a la miseria sin tener a quien recurrir ni adonde solicitar nada.
Felizmente estoy orientado en todos estos asuntos y en una madrugada en que todo se me hacía insoportable salí y me puse en contacto con un farmacéutico, después de caminar muchas cuadras para encontrar farmacia de turno, me hice preparar una serie de cosas, regresé al hotel y después de permanecer unos cuantos días en cama, casi sin comer, saliendo por la tarde a tomar un vaso de leche, me encuentro ya bastante mejorado, a pesar de que mi rodilla todavía no funciona normalmente.
Me he resistido a llevar la ropa gruesa que mamá quiso ponerme en la valija y creo que ahora no tendré mas remedio que comprarla aquí en París y para mi un peso es mucha plata en estos momentos.
Me alojo actualmente en una casa que se puede llamar hotel porque alquila piezas con muebles y da de comer, pero de un estilo muy especial.
Estoy precisamente en cruce con Notre Dame y al frente del Sena con sus clásicas librerías al aire libre y sus exposiciones extravagantes en plena calle. Interesante como evocación del viejo París y para recreo de turistas ávidos de cosas raras, pero me impresionó como algo completamente muerto y sin ningún valor real en la actualidad.
Te quejas de que te olvidé, tendré que decirte que te recuerdo a cada momento y que siento formal y seriamente no haberte arrancado y traído conmigo? Hubiese sido mejor para tí y para mí, no sólo bajo el punto de vista afectivo, no solo bajo el punto de vista de un mayor aprovechamiento de todas las impresiones y el compartir esta nueva vida que se le mete a uno por todas partes, sino que muchos otros problemas ya hubiesen tenido una feliz y ……. solución. Es imposible plantearse la vida como un problema de matemáticas y resolverlo así paso a paso premeditadamente, hay que sufrir lo imprevisto, es menester soportar el choque con lo desconocido que se empeña en cada momento en modificar nuestros planes y nuestros proyectos mejor cimentados.
Te he escrito absolutamente de todas partes, de Santos, de Pernambuco, de Amberes, de Paris varias veces, seguramente a esta fecha ya tendrás en tu poder toda la correspondencia y me habrás absuelto.
Me alegro que estés tranquila y en condiciones de “perfecta claridad mental”, estoy seguro que no es pasajero sino que realmente has recobrado la fuerza de trabajo que le hacía falta a mi compañerita a quien mi compañía, si bien feliz, la perturbaba un poco en sus estudios y trabajo.
Escríbeme mucho, mucho, así con el calor y el afecto con que lo haces y de quien solo puedo recibirlo, si viniera de otra parte tal vez lo rechazaría con una sonrisa escéptica e incrédula, de tí lo recojo como amistoso bálsamo de fraternal compañera y te pido que lo sigas prodigando.
Recojo y enjugo tus lagrimitas, te siento muy cerca de mí y quisiera abrazarte y sentir tu calor de almita buena y gran corazón de compañera.
Somos dos seres fuertes que hemos dado con nuestra debilidad, será ese el tono sentimental de nuestra vida que servirá de contrapeso a toda esa masa de fuerza, energía y voluntad que queremos poner en todas nuestras acciones.
Sólo se pedirte una cosa, escribe, escribe, escribe.
Estaba decidido a tomar un curso en el Instituto Pasteur pero eso significa tener que quedarse en París 3 meses y medio, aparte de que he llegado ya con unos 20 días de retardo, quiere decir que aparte del costo del curso tendré que mantenerme 3 y ½ a 4 meses y luego recién salir, no es programa para mí en estos momentos sobre todo después de las noticias de tipo desastroso que Eugenio me ha comunicado.
Debo apurarme, entrar a Rusia, ver que se puede hacer allí y recién después pensar en la vuelta por Europa porque si no corro el riesgo de quedarme a mitad de camino.
Hoy mismo iré a Inturist a averiguar pasajes y forma de traslado y creo que para fin de mes si eso sería posible emprenderé viaje.
Me he puesto en contacto con la liga de cultura israelita en Paris, bajo ese nombre trabajan y realizan una seria obra revolucionaria, tienen una zona de influencia que comprende unas 5 a 6000 personas distribuidas en todas las zonas de la gran capital y trabajan con una seriedad e intensidad que sería interesante tener para nosotros. Aquí viven más cerca todos los acontecimientos y realmente viven la revolución social a través de todas sus faces de preparación.
He asistido a un acto de conmemoración aniversario de la revolución rusa, he escuchado a un muchacho especialista en cuestiones marxistas en una muy clara e interesante exposición y ayer durante todo el dia he estado entre compañeros, he visitado barrios obreros en donde se han batido muchas veces por las conquistas de la libertad y de la hoy traidora democracia y te aseguro que hay mucho que aprender de todo esto.
El domingo he estado en el Louvre, eso necesita por lo menos 15 días para hacerle una visita como es debido y te escribiré aparte.
Ahora salgo para la Infa (?) y voy a preguntar al consulado si hay carta de mi chiquita.
Escribo antes de salir, son las 11 menos 5 minutos y quiero aprovechar esta hora antes de las 12.
Saludos a todos. Te besa apasionadamente tu compañero. Lázaro.
Paris, Noviembre 28/934"

Carta de Lázaro Braslavsky a Berta. [c.1934]

"Querida Bertita,
He recibido tus dos fechadas una despues de la otra habiendo recogido primero la remitida por avión.
Entre las dos hay una diferencia de espíritu muy grande, en la enviada por vía corriente hay un pesimismo que no sé a que atribuir.
No me juzgas bien al pensar que pueda quejarme de tus exigencias de correspondencia y de los detalles que me escribes, quisiera que me escribieras más minuciosamente todavía y que yo pudiera estar más cerca de ti. A ratos estoy tentado de tomar el barco de regreso y abandonarlo todo, quedarme al lado de mi chiquita y dejarme arrastrar por el viento del mundo. Ya ves con toda mi fuerza estoy tocado por tu cariño, por tu amor, por tu delicadeza, por tu profunda comprensión.
No voy a un país de donde no se vuelve, tengo pensado tomar pasaje a Moscú y luego allí orientarme, si hay posibilidades, bien y si no de regresar y después de una pequeña vuelta por Europa, si todavía me queda con qué, abrazar a mi chiquita.
Te escribo desde la cama, mi desgraciado capricho de no querer llevar ropa gruesa me cuesta una gripecita, el tiempo es aquí muy malo, frio y húmedo, estoy resfriado, tengo un pie en un estado doloroso que no me permite la marcha y así es que debo permanecer en cama lo cual me trae naturalmente un gran retraso.
Ya he recurrido a médico y espero que todo pasará en breve.
No te alarmes, puedes quedar tranquila de que todo pasará sin mayores consecuencias.
Me alegra que ya estés despreocupada con respecto a la cuestión de que me escribes, podrás ocuparte con más tranquilidad del estudio y cuando ésta llegue a tus manos ya habrás aprobado algunas materias.
Aquí la situación económica es terrible, se vive en un estado de miseria espantosa, los elementos profesionales, sobre todo de emigración, o aun extranjeros con diploma francés, se ocupan de todo menos de su profesión porque no pueden ejercerla sino clandestinamente. Pasan realmente hambre y miseria, viven en las peores condiciones de higiene y de alimentación y así se desenvuelven y luchan y trabajan por un mañana mejor.
Nosotros no sabemos todavía de esas cosas, aquí ha comenzado la persecución violenta contra el extranjero, es una verdadera caza del hombre por el hombre, en la calle , en los cafés, en todas partes y cuando a la policía se le ocurre se detiene a las gentes, se les pregunta por los documentos y si es extranjero, aun cuando tenga todo en orden, al calabozo con él haciéndole sufrir toda clase de vejámenes y atropellos. En este momento suspendo porque me siento muy fatigado.
No te alarmes, he comido muy livianito y quiero continuar para no demorar la salida de estas lineas,
Las noticias que tengo de la farmacia no son nada satisfactorias y desgraciadamente parece que los pálpitos de Armando tienen tendencia a cumplirse.
Hoy mismo le mando carta a Armando para que saque de allí la Biblioteca con los libros, los dos diplomas, el microscopio y todo lo que pueda de la parte de laboratorio de análisis.
Puedes en todo caso cambiar ideas con él y ver la forma más discreta de hacerlo.
De cualquier manera, querida Bertita, es menester tener mucho coraje y seguir adelante en la lucha por la vida, es una via crucis bien pesada y que hay que tratar de soportar con la mayor hidalguía y valor posible.
Tus cartas son mi única compañía y puedes estar segura que las leo con mucha avidez deseando siempre que sean más extensas y que estén más llenas de ti. Sabes que te quiero mucho, más de lo que tu y yo nos hemos imaginado. Creímos que nuestro cariño dependía de nuestra fuerza, de nuestra energía y va a resultar que toda nuestra energía depende del cariño que nos profesamos.
Esperabas carta de Rio de Janeiro, pero no podías haberla recibido porque no tocamos Rio, seguramente ya tendrás las que te he despachado desde Pernambuco, Amberes y aún París.
Creo que dentro de unos 20 días tomaré viaje rumbo a Moscú, aquí en Francia pasa lo mismo que en Argentina, fuera de París el resto no existe, la cabeza hipertrofiada sobre un cuerpo que se debilita por sostenerla.
Hay actualmente una campaña extraordinaria de persecución a los extranjeros que se agudiza cada vez más y que amenaza tomar proporciones alarmantes, por lo pronto todos los emigrantes viven momentos de verdadera angustia.
He trabado conocimiento con algunos compañeros bien interesantes, muy serios y responsables en su trabajo y de una resistencia al hambre y a las privaciones que nosotros casi no conocemos.
Estuve ya en el Louvre, monumento extraordinario de una riqueza asombrosa acumulada a través de los años, ya te lo describiré en otra, ahora me voy a recostar, son las 22 h del dia 28 de Noviembre, espero estar completamente bien mañana para salir a terminar mis trámites.
Espero siempre con gran ansiedad noticias tuyas.
Te besa dulcemente pero con mucho ardor.
Lázaro"

Tarjeta Postal desde Amberes. 17/11/1934

"Tarjeta Postal desde Amberes (tarjeta suelta)

Noviembre 17/934 (sello de recepción en Buenos Aires 4 Dic. 34)
A:
Berta Perelstein
Chubut 585

Primera Tierra Europea que pisamos. Después de un viaje por demás largo y amenizado
por un violento temporal estamos por fin sobre suelo firme.
Afectuoso saludo,
Lázaro"